Pasar al contenido principal
Conoce la historia de Hugo Bendl y cómo logro vivir de su pasión.

Vivir de hacer dibujitos

Si te gusta el arte y el diseño no tienes que morirte de hambre. Hugo Bendl vive de su pasión y en el escenario de INCmty 2019 compartió cómo lo logró.

Por Andrea Norzagaray

La historia que cuenta Hugo Bendl de sí mismo resulta demasiado familiar para cualquier emprendedor de corazón, esa que comienza con un impulso desde temprana edad. Creció viendo caricaturas y sabía que detrás de esas figuras en movimiento estaba su vocación. ¿Cómo lo haría? No tenía ni la menor idea, pero al final de cuentas lo logró. 

A este animador e ilustrador no le avergüenza declararse como un ñoño introvertido, honestamente sería poco probable que lo hiciera al dar un vistazo rápido a su trayectoria profesional. Con 25 años de edad, decidió emigrar a Canadá para estudiar en la Vancouver Film School, donde tomó diplomados en animación 2D y 3D que eventualmente lo llevaron a trabajar en proyectos de ensueño, como animar la tercera temporada de Rick & Morty, multipremiada serie y aclamada por la crítica en la que participan 130 artistas y es producida por Netflix. 

“No estudié una licenciatura en México, pues no existía; decidí irme por diplomados porque una carrera en el extranjero es extremadamente cara”, comentó el speaker de INCmty 2019 en su conferencia titulada Cómo hacer dibujos por dinero y no morir de hambre en el intento.

El camino de Bendl no fue sencillo. Ni siquiera su propio núcleo familiar lo apoyó de primera instancia. Así como él luchó contra viento y marea, también lo hacen muchos mexicanos, ya que el problema no se encuentra en la falta de animadores. “Tenemos el talento, las ganas, pero no tenemos las oportunidades en la industria. Se deben generar las oportunidades, abrir nuevos estudios y tratar a los animadores como seres humanos”, afirmó como una suerte de llamado de emergencia para un sector con mucho espacio para crecer en nuestro país.

Uno de los consejos preciados que Bendl compartió sin temor no tiene nada que ver con habilidades prácticas –aunque si te interesa, recomienda el software Toon Boom Harmony, muy usado en la industria–, sino en las llamadas soft skills. El networking representa una de las cosas más importantes para llegar lejos. ¿Su tip? “Conéctense”.

Después de pasar por empresas como Ánima Studios y Netflix entre Vancouver y CDMX, ahora es freelance y está en aras de emprender con su propio estudio de animación, donde sin duda pondrá a sus trabajadores al centro de la estrategia.