Pasar al contenido principal
Controla tus deudas con estos tips.

Plan de rescate para saldar tus deudas

Si llegaste a tu límite y sigues acumulando cuentas por pagar, es momento de retomar el control de tus finanzas personales con estos consejos sencillos y prácticos.

 

Por Ximena Soto

La acumulación de deudas puede ser una situación estresante para cualquier persona e incluso, motivo suficiente para no dormir tranquilo–. ¿Te suena familiar? Por eso, es importante que si los focos comienzan a encenderse o ya llegaste al techo de tu endeudamiento, haz un plan financiero de rescate desde hoy.

Si buscas generar resultados positivos, vas a necesitar mucha disciplina y constancia, pues eliminar tus deudas no es tarea sencilla. La buena noticia es que tienes varias opciones para conseguirlo. Eso sí, la primera acción es dejar de gastar en cosas que no necesitas y enfocar tu dinero en las prioridades que definas.

A continuación, cinco pasos a seguir para terminar con las deudas y conciliar el sueño a partir de esta noche:

  1. Haz un presupuesto. Incluye absolutamente todo lo que consumes. Contempla tanto gastos fijos –renta/hipoteca, luz, agua, gas, celular, Internet, seguro de gastos médicos– como variables –viajes o salidas sociales–. Todos suman, no dejes nada fuera.
  2. Analiza qué gastos puedes reducir. Por ejemplo, el café que compras todas las mañanas o las comidas fuera de casa, idas al cine o compras excesivas (e innecesarias) en el supermercado. Otra área de oportunidad para bajar tu nivel de consumo es el gasto hormiga, que si bien se forma de varias cantidades pequeñas, una vez que las sumas pueden llegar a representar un porcentaje importante de tu presupuesto.
  3. Identifica tu deuda más costosa. Revisa tus estados de cuenta de créditos y descubre cuál te significa mayor desembolso. Esta deuda no necesariamente es la más alta, sino la que te cobra más intereses. De esta forma, sabrás a cuál le debes prestar más atención y pagarla cuanto antes –no olvides revisar los términos del crédito para confirmar que no haya un costo extra o penalización por pago anticipado–.
  4. Prepárate para pagar. Aprovecha el efectivo que lograste ahorrar (siguiendo el paso 2) para cubrir tu deuda más costosa, y asegúrate de cumplir con el pago del resto de tus créditos. Además, es fundamental que no te endeudes más durante los próximos meses; de lo contrario, nunca podrás lograr tus metas y continuarás haciendo más grande el círculo vicioso.
  5. Renegocia y reestructura. Si ya hiciste tu máximo esfuerzo por cumplir con tus obligaciones, pero tu solvencia no es suficiente, acude con tus acreedores para negociar un nuevo esquema de pago. O bien, busca ayuda de instituciones especializadas en dar asesoría para resolver deudas. Así, no solo encontrarás un camino más claro para llegar a tener finanzas sanas, sino que te sentirás más tranquilo y, sobre todo, que no estás solo.