Pasar al contenido principal
Imagen de Steve Buissinne en Pixabay

Larga vida al retail

El canal de ventas retail junto con plataformas de e-commerce y servicios pick-up promete un crecimiento sostenido en los próximos años en México y el mundo.

Por Germán Sánchez

 

Si bien las ventas generadas vía e-commerce sumaron un total de US$3.53 trillion en el mundo en 2019 y se proyecta que llegarán a US$6.54 trillion en 2022, el retail también observa una tendencia positiva. Así lo confirman las cifras de la plataforma de estadísticas, Statista: US$25.04 trillion de ventas globales en 2019 y la estimación para 2023 es de US$29.76 trillion.

 

Entre las cadenas de retail el líder absoluto es Walmart, con ingresos totales de US$514,410 millones en 2018 a nivel mundial. Tan solo en México, esta cadena sumó 134 tiendas el año pasado –que significó su mayor expansión en seis años– para llegar a un total de 3,407 unidades, de acuerdo con información de Reuters.

 

Así, nuestro país se coloca como el segundo mercado más importante para Walmart, después de EE.UU. de donde es originaria el consorcio. La mayoría de las aperturas corresponde a la división llamada Bodega Aurrerá –que incluye Bodega Express–, la cual posee dos características clave: un monto de inversión menor, pues es un modelo de formato pequeño en comparación frente a los clubes de precios o supermercados; mientras que los productos y precios se dirigen a un público de alto volumen, aunque de bajo poder adquisitivo.

 

En febrero de este año, las ventas de los agremiados a la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) reportaron crecimiento a tiendas comparables –es decir, aquellas con más de un año de operación– de 7.5% y a tiendas totales de 10.6%. En este grupo se encuentran marcas como Liverpool, La Comer y Oxxo, entre otras.

 

A partir de mediados de marzo con la implementación de las medidas de prevención de contagio del COVID-19 en México –como home office y el adelanto del período vacacional de Semana Santa para escuelas y universidades– habrá que observar el impacto en el retail. Por un lado, las compras de pánico en los puntos de venta pueden llegar a multiplicar las ventas y, sumando el consumo vía e-commerce o servicio pick-up, la cifra podría elevarse aún más.