Pasar al contenido principal
McAfee ha dedicado su vida a entender el impacto de la tecnología en los negocios y la sociedad.

La conciencia no es suficiente

Al hablar de impacto ambiental, el término “conciencia” sale a la luz con facilidad. Pero para Andrew McAfee, este enfoque no es lo idóneo para abordar esta problemática global urgente.

Por Andrea Norzagaray

Las herramientas tecnológicas han tenido efectos positivos que podemos percibir en todas las industrias, hallazgos que cambian radicalmente la vida de las personas, como cerrar la brecha social en países africanos al permitir el acceso a recursos que mejoran la calidad de vida. Sin embargo, la brecha ambiental es notoria y se debe generar un impacto real por parte de todas las economías y todas las empresas; pequeñas, medianas y grandes, puntualizó Andrew McAfee en el escenario principal de INCmty 2019.  

El debate sobre las consecuencias de la tecnología en la sociedad es amplio. McAfee ha dedicado su vida entera a entender su impacto en los negocios y en la sociedad en general. Frecuentemente se habla de las posibilidades que la automatización y la robótica traerán a la industria gracias a la optimización, aunque para que las economías desfavorecidas también perciban estas oportunidades “se deben de crear modelos donde se incluya instrucción en estos temas”. 

La pregunta que emerge ahora es: ¿cómo cerramos la brecha social y ambiental? La educación resulta ser una solución lógica para una sociedad que se encuentra experimentando una oleada favorecedora en la economía. Estas nuevas tecnologías, consecuencia de la innovación, son imposibles de detener; aunque una visión enfocada en la sustentabilidad desde los salones de clase y dentro de los muros de las oficinas de los emprendedores nos obligará a utilizar materiales más amables y disminuir el uso de recursos. 

McAfee publicó este año el libro More from Less, donde puedes conocer más acerca de su postura frente a un futuro vertiginoso.