Pasar al contenido principal
Secretos de un pitch ganador.

Secretos de un pitch ganador

Conquistar socios o inversionistas requiere de una estrategia similar a un cortejo. El primer paso es conocerse muy bien ambas partes, ¿qué sigue? Descúbrelo aquí.

Por Laura Montero

“Estaba ya medio enamorado de ti antes de saber que te quería”, le dijo el Sr. Darcy a Elizabeth Bennet en el libro “Cumbres Borrascosas”. Ese es el tipo de respuestas que un pitch muy bien logrado puede generar. No es fácil; sin embargo, es posible conseguirlo con el entrenamiento y asesoría adecuados.

De manera similar al cortejo, el emprendedor debe salir a conquistar a su público. Recuerda que el primer paso básico para cautivar al ser amado es conocerlo. No puedes simplemente regalarle flores o chocolates sin saber cuáles son sus gustos o si es alérgico a algo. Lo mismo ocurre con quienes escucharán tu pitch; ya sean inversionistas, socios o aliados estratégicos, tu misión es descubrir quiénes son para que tu mensaje cubra sus necesidades, planes y expectativas.

Aprovecha también el conocimiento que tienes sobre tu modelo de negocio para llevar la relación al siguiente nivel. Vicente Fenoll, fundador y CEO de Kubo Financiero, empresa digital que ofrece préstamos y planes de inversión, y cuyo pitch ha sido varias veces galardonado, coincide al respecto. Para él, es fundamental transmitir cuál es tu mercado objetivo, identificar las necesidades del cliente y cómo resolverlas.

Si tu meta es levantar capital, otro punto importante es definir claramente cuánto dinero requiere tu proyecto, basándote en la etapa en la que se encuentra –arranque o aceleración–, y cómo vas a generar ingresos –venta directa, comercio electrónico o franquicias–. 

No arruines el romance centrando la conversación en ti. Si bien las credenciales del emprendedor son un dato relevante, el concepto de negocio es el que debe destacar. En una cita romántica, ambos platican. Si alguno acapara la conversación y además solo habla de lo bueno que es para todo, es muy probable que el otro huya. 

Conectar realmente con la otra persona no sucede al instante, pues el cortejo es cuestión de tiempo y atención en los detalles. En este punto, algo que debes cuidar es la apariencia y el lenguaje corporal. Hay una frase que dice: vístete para el trabajo que quieres, no para el que tienes. Esto no significa engañar a la audiencia, pero no puedes atraer inversión o aliados estratégicos si luces descuidado (eso resta confianza), así que pon empeño en tu arreglo personal, sintiéndote cómodo en todo momento. 

En lo que se refiere al lenguaje corporal, no olvides el primer tip: conocer a la audiencia. Quizás entre los jueces hay alguno que guste del contacto visual u otro que odie que los expositores recorran la sala de un lado a otro. Tómalo en cuenta para actuar en consecuencia. 

Una vez que estas recomendaciones hayan generado resultados positivos y la conquista sea un hecho, igual que en toda relación, no la descuides. Todos los días invierte tiempo en seguir conociendo más a tus inversionistas, socios o aliados, y no dejes de enamorarlos con las innovaciones de tu negocio.