Pasar al contenido principal
By Phonlamai Photo

Da Vinci, el médico robot

La aplicación de la robótica en el campo de la salud promete un mejor futuro en beneficio de los pacientes y, al mismo tiempo, un nuevo campo por descubrir para los médicos y Da Vinci, el médico robot encabeza la carrera. 

Por Leo Peralta

 

El año pasado se cumplieron cinco siglos del fallecimiento de una de las mentes más brillantes que ha conocido la humanidad. Leonardo Da Vinci creó algunas de las obras de arte más hermosas en la historia de la humanidad como la Gioconda (también conocida como la Mona Lisa), así como invenciones que con el tiempo se convertirían en inventos que van del aeroplano al tanque de guerra.

 

Por ello, no extraña que la empresa estadounidense Intuitive Surgical se inspirase en el genio de Da Vinci para bautizar con su nombre al médico robot, un sistema de cirugía robótica que desde el año 2000 ha realizado alrededor de cinco millones de cirugías en órganos como la próstata, el corazón y el útero.

 

Los cuatro brazos del médico robot pueden conectarse con una enorme variedad de instrumentos quirúrgicos y se controla con gran precisión a través de una consola que ofrece un sistema de visión tridimensional de alta resolución que permite al cirujano tener una perspectiva completa de la zona de la intervención. Además, una consola de control que ofrece una batería de palancas, pedales y controles con los que el cirujano puede realizar maniobras extremadamente complejas y con precisión absoluta.

 

La ventaja de la cirugía robótica respecto del cirujano humano radica en la precisión del robot mecánico para manipular delicados órganos, hacer incisiones y retirar masas de tejido demasiado pequeñas para el alcance de un humano. En consecuencia, no es de sorprenderse que en el mundo haya más de 4,200 unidades de este tipo, aunque también hay que considerar factores como el precio del sistema –que puede superar el millón de dólares– y la complejidad del entrenamiento requerido para su operación.

 

Sin embargo, la mera existencia de Da Vinci nos muestra que existen amplias posibilidades de innovación en el mercado de la robótica médica. De acuerdo con un estudio publicado el año pasado, el mercado de robótica médica asciende a más de US$3,900 millones y para 2025 podría alcanzar más de US$12,200 millones. Esto abre la puerta a una nueva generación dispositivos como el médico robot quizá no tan sofisticados como Da Vinci, pero que pueden ejecutar con gran eficiencia tareas específicas como procesos de endoscopía o labores de enfermería como lo hace Moxi.

 

Incluso, emergencias de salud como el COVID-19 han descubierto el camino para el uso de robots que sirven para entregar medicamentos a las habitaciones de los enfermos o para desinfectar pasillos y otras zonas en los hospitales. Por ejemplo, como lo hacen los robots de la empresa danesa UVD Robots, y que desde hace semanas operan en algunos hospitales chinos ayudando en labores de sanitización.