Pasar al contenido principal
Conoce otros platillos regios además de la machaca.

Platillos típicos no tan típicos

En tu visita a Monterrey vas a comer cabrito, machacado y carne asada. Te invitamos a que te aventures por estos cinco platillos también muy regios. 

Por Alicia Aldrete

La fritada

Es parte de la herencia gastronómica producto del mestizaje entre españoles y nativos de la zona norte del país. La fritada de cabrito proviene del platillo extremeño español llamado chafaina.

Sí, es de cabrito, pero se prepara de una manera peculiar. Se elabora con un ejemplar de apenas tres o cuatro kilos (recién nacido), del que se utiliza todo –corazón, hígado, pulmones y la membrana que los cubre–. Los ingredientes se cuecen con especies, sal, pimienta, ajo, tomates asados, chiles de varios y cebolla. 

El resultado se sirve en un tazón y se acompaña con tortillas calientes y salsa de tomate con chile del monte molido en molcajete. 

Después del opíparo plato, conviene dar una caminadita por ahí porque… light no es.

Atropellado

Luce mucho mejor que el nombre que lleva: es carne seca que se dora en manteca de puerco y se guisa con chile serrano o piquín, cebolla y tomate. 

Se come en tacos y es delicioso sin tropiezos ni percances, se enorgullece de su fina cepa norteña.

Al atropellado lo suelen mezclar con huevo o lo llevan a la mesa en tacos o como botana, el chiste es que es bueno, como si estuviera ‘sano y salvo’.

Empalmes

Buen nombre, descriptivo y fiel. Son dos tortillas pasadas por manteca de puerco juntas: empalmadas; con su respectiva embarrada de frijoles refritos y salsa cada una, y el guiso de la preferencia del consumidor entre ellas; los hay de carne seca, asado de puerco, carne de cerdo enchilada y otros. 

Se adornan con aguacate y se bañan con la salsa típica de molcajete. 

Los turcos

En Monterrey hasta los postres son de carne, y para ejemplo las empanadas que se conocen como ‘turcos’.

Sus orígenes se localizan en la comunidad conocida como el Álamo, por allá en 1923, de donde le llega al bocadillo la influencia del Medio Oriente, y el nombre.

La masa lleva harina, manteca de cerdo, té de anís y de canela, sal y azúcar. El relleno se hace con carne de puerco cocida y deshebrada, que se guisa con pasas, nueces, clavo, un poco de anís y otro tanto de canela y, por supuesto, azúcar al gusto porque si no, pues no es postre. 

Refresco La Joya

Y para degustar tanta buena comida, bien puede servir una cerveza muy helada o el típico refresco de manzana oriundo de la zona: La Joya, que apena en 2004 se anima a traspasar las fronteras norteñas (Nuevo León y Tamaulipas) para expandirse a otras partes de México.